Eclesiologia4
4__67__m.jpg

Eclesiologia, por Elissah: un curso parroquial.
Página 4

EL CUERPO MISTICO DE CRISTO*

Hasta la contemplación de la Iglesia como Reino de Dios en la tierra se nos podría antojar esta realidad y misterio como algo, sí, dependiente de Dios, hechura de Dios, pero ajeno a Él, distante de El, sin más relación con El que aquella como efecto. Pero no es así, quiso el Señor Dios Padre en su infinita misericordia y bondad establecer entre el Creador y criaturas una unión íntima por medio de su Iglesia, íntima hasta el punto del misterio. Es a esta relación tan estrecha a la que se debe la dosctrina de S. Pablo acerca del "Cuerpo Místico de Cristo".
La palabra "místico" es lo mismo que "misterio" y con ella quiere significar el apóstol lo que ya sabemos: que esta unión tan íntima queda dentro de lo que está más allá de nuestra capacidad de comprensión de suerte que sólo porque a Dios place dárnoslo a conocer lo hemos llegado a saber.
Por otra parte, este misterio forma uno sólo con todo el Misterio de la Salvación, es parte de la realidad salvífica que opera en la obra redentora de la Trinidad Santísima (Jn.14,23): "Si alguno me ama, guardará mi Palabra y mi Padre le amará y vendremos a él, y haremos morada en él".

La doctrina de S. Pablo del Cuerpo Místico de Cristo"

Por las circunstancias que mediaron en su conversión, para el apóstol la contemplación del "Cuerpo Místico de Cristo y su profunda realidad ocurrió en el preciso momento al caer del caballo para quedar tendido en tierra y deslumbrado por la visión y la voz de Cristo en el camino de Damasco: (Hech. 9,3-5): "Sucedió que yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente, le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?. El respondió: ¿Quién eres, Señor?. "Yo soy Jesús, a quien tú persigues"
Saulo entendió bien en ese momento la unión íntima que existía entre Jesús y sus discípulos, El no había dicho "por qué los persigues" o "por qué me persigues en las personas de mis discípulos", sino simplemente, "¿por qué me persigues?", dando a entender que la persecución era directa en su contra como cosa personal.
Nunca perdió de vista el apóstol esta realidad, antes hubo de meditar mucho sobre ella, de suerte que llegó a establecer profunda doctrina al respecto.

Ante todo hemos de considerar que existen dos campos de unión entre el cristiano y Cristo: el uno personal, y el otro comunitario. La segunda unión no se da antes que la primera, pero ésta sólo se desarrollará y perfeccionará cuando ocurra aquélla, de suerte que ambas, coincidentes, perfeccionarán al hombre.

Para S. Pablo el cristiano es un hombre nuevo, edificado sobre las ruinas del hombre viejo, del hombre pecador. Así la participación en la salvación ha de tener como consecuencia la crucifixión del hombre viejo, del hombre en todo lo que sea entrega al pecado, para dar lugar al hombre nuevo, semejante al segundo Adán, al Adán inocente, a Cristo Jesús.
El hombre nuevo no es sino Cristo, del que nos revestimos en el bautismo, en una mutación tan completa que surge la nueva criatura que nos hará exclamar: "Con Cristo estoy crucificado y, vivo, pero no yo, es Cristo quien vive en mí" (Gal. 2,19-20).
Se ha producido una regeneración, una renovación en el Espíritu Santo, que conduce a la progresiva formación de Cristo en el cristiano por una especia de parto espiritual, aquél que anunció el mismo Jesús a Nicodemo.

LA UNION CON CRISTO

Por la fe y el bautismo el cristiano entra en la unión íntima con Cristo, esta unión lleva consigo una participación de sus sufrimientos, en espera de la participación de su gloria. No se trata de una transformación pasajera, sino de una comunidad de vida que no debería romperse nunca por el pecado.
Lo primero que sucede es que el cristiano ya no se pertenece a sí mismo, en Cristo halla su fortaleza cuando la debilidad propia lo aqueja; más aún, gracias a sus propias flaquezas puede gozar de la fuerza de Cristo como lo hacía el apóstol Pablo. Es tal el amor y la unión que experimenta por Cristo que ansía glorificarle con su vida o con su muerte (Fl.1,20-24).
Hay otro campo donde también se realiza la unión: los hermanos. El apóstol Pablo también desarrolló este sentido de unidad al máximo, y lo hizo vida en sí. Mucho le dolió en su vida haber perseguido a los cristianos y fue para él una mancha imborrable que le hizo humillarse profundamente, aunque le atenuaba un tanto al menos pensar que nunca obró de mala fe. En su vida de converso es ejemplo de cómo ha de ser el apóstol en su relación con la comunidad de la Iglesia, porque Dios derrama abundantes gracias a todos los miembros de la Iglesia para que entiendan la función y la esencia comunitaria y así se pongan al servicio de ella y de sus miembros.
Muy especialmente es necesaria la virtud de la humildad para construir en el cristiano el apostolado auténtico de manera que llegue a ser útil para la comunidad y, desde luego, para que existe la verdadera caridad entre los cristianos.
Solamente sobre estos cimientos es posible edificar toda la magnificencia del auténtico cristiano, sin esas virtudes jamás podrá existir vida de Iglesia.

La palabra "Ecclesía", "Iglesia", tiene para San Pablo a través del tiempo tres conceptos diferentes:
*Primero es la comunidad de Jerusalén, dado que conserva aún aquel sentido judáico centralista, derivado del único Templo de Yahvé.
*Más tarde, la multiplicación de los cristianos fuera de Jerusalén hace pensar en la necesidad de buscar una independencia de la idea de la Ciudad-Santa-Centro: el nuevo culto, el Sacrificio Eucarístico de Cristo y la doctrina del mismo Señor en el sentido de que Dios habrá de ser adorado "en espíritu y verdad", abren a la idea de las iglesias locales y así el apóstol se dirige a cada una de ellas por su nombre.
*Finalmente, aparece la idea de la Iglesia Universal, la única que a la vez se encarna en cada una de las iglesias locales y, conservando su unidad, muestran su diversidad.
De esta diversidad pasa al símil de la Iglesia-Cuerpo de Cristo, perfecta semejanza en que Jesús es la cabeza y nosotros sus miembros. Es una unión íntima e indestructible, cada uno de nosotros nos hemos unido a Cristo por el bautismo y al mismo tiempo Cristo nos ha unido entre nosotros, pues forzosamente estamos unidos entre nosotros si cada uno lo está con Cristo.
Ya no hay distinción, como en la Antigua Alianza, ni la redención está reservada a un solo pueblo, y no importa la función que cada uno tenga, todos somos el Cuerpo, en donde todos somos necesarios y todos cuidamos de los demás miembros.
Pero todos estos carismas se nos han dado en función de servicio, a fin de que todos seamos para todos útiles.
Más aún, debemos sentirnos unidos con los hermanos en lo más íntimo de ellos: en sus sentimientos hasta ser uno en ésto también: "Alegraos con los que se alegran, llorad con los que lloran. Tened un mismo sentir los unos para con los otros" (Rom.12, 15).

RESUMIENDO

· El Reino de Dios impone la necesidad de la unión entre nosotros.
· La unión entre nosotros comienza por la unión con Cristo.
· La unión con Cristo y entre nosotros constituye una trabazón tan completa que sólo el pecado puede alejarnos de El y de ellos.
· S. Pablo trae el símil del cuerpo para ejemplificar esa unión.
· Ese es el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia una y diversa. Local y Universal. La misma para todos sin distinción.
· Cristo es la Cabeza y nosotros los miembros, pero un solo Cuerpo.

PREGUNTAS………

1. Da tu explicación sobre lo que quiere decir "Misterio" y "Místico".
2. Cuando S. Pablo habla por medio de semejanzas, ¿qué quiere decir con…
a)"el hombre viejo" y b) "el hombre nuevo" ?
3. Explica cómo se llega a realizar la unión del cristiano con Cristo.
4. Explica cómo se llega a realizar la unión de los cristianos entre sí
5. ¿Qué ideas te sugiere la Doctrina del cuerpo Místico de Cristo en estos aspectos:
a) en el amor……………..
b) en la igualdad del trato……………
c) en el espíritu de servicio…………

1 2 3 4
5 6 7 8
9 10 11 12
13 14 15 Home

Backlinks


Add a New Comment
or Sign in as Wikidot user
(will not be published)
- +
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License