Alma

Alma
Alma es un término tan mal entendido por su evolución durante los siglos, por las distintas filosofías, por el espiritismo. Muchas veces, suscita la idea de una clase de fantasma, de una cosa a parte, como una hoja inmaculada metida en un sobre feo que sería el cuerpo. Por eso, me meto a tratar de explicar de la manera más sencilla posible lo que es en realidad.
Tomemos por ejemplo una silla, objeto puramente material. Las dos leyes principales de un objeto material es estar en un lugar y un tiempo propios, inmersos en ellos completamente. Un ser humano también está inmerso en un lugar y un tiempo, con una duración corta, ser pasajero, limitado.

Un ser con razón.
Pero por su razón, deja de ser totalmente material por mostrar una capacidad de escapar del tiempo y del espacio pudiendo preparar su agenda, escribir su historia, disponer de los arreglos del espacio dónde vive: “en mi cocina, al regresar en casa, pondré la mesa en el otro rincón. Mañana visitaré a mi hermana. Así que el ser humano, si está inmerso en las leyes materiales del espacio y del tiempo, escapa de ellos por su razón: es material por un lado y no material por el otro. Este aspecto no material ha sido llamado alma. Santo Tomás de Aquino habla de un co-principio, un aspecto, diría yo. Alma no es una “cosa” metida en otra, si no un aspecto de su personalidad. Los dos aspectos en el hombre se compenetran completamente en diversos grados.

Mi yo
Cuando digo “Yo”, ese Yo es mi persona, es “mi alma”, aunque el Yo sea difuso en todo el ser. Cuando muero, ya no me oirán decir “YO”. Verán restos, nada más, que se pudrirán muy rápidamente. Muerto, ya no es “mi” persona. Algo puramente material.
Ese “Yo” es la manifestación de mi manera de ser, de lo que me hace humano. Podemos decir que éste Yo es mi “alma”.

Más que bibliotecas
Al tratar de explicar como y quién es ese Yo, tendremos que recurrir a bibliotecas enteras, tan complejo es el ser humano: su vida interior,su sicología, su morfología, etc…
Tendremos que matizar nuestra comprensión de su realidad y como sus polos materiales y no materiales se relacionan.

Mi yo inexplicable totalmente
Mi Yo escapa a una explicación exhaustiva. Puedo explicar como es mi hígado, dónde se sitúa, como funciona, se enferma, etc… Pero al describir mi Yo, siempre habrá más que decir de él. Mi Yo no se sitúa unicamente en el tiempo y en el espacio. Tiene un aspecto no material, característica que se ha llamado en la historia del ser humano, alma. Además mi Yo está en todo mi ser en grados diferentes: si martillo mi dedo, todo mi Yo lo siente. Pero si por accidente me cortan un dedo, aquello se vuelve extraño, aúnque lleve mis características propias de ser humano (mi ADN por ejemplo). Así va por todas las partes de mi cuerpo: son partes de mi Yo, con importancias diferentes según el órgano: por ejemplo, me plantan un cuchillo en el corazón y es mi muerte. Para la antropología cristiana, el alma no es un fantasma; no es algo divino preso en algo bajo por ser material. No es una linda hoja metida en un sucio sobre. Es mi Yo.
(sigue)

Un ejemplo:
Tal vez un ejemplo que aclare la exposición del tema:
Una cosa material está en un lugar y un momento dado (tiempo) completamente: son las leyes básicas a las cuales está sometida.
Tú, al contrario, puedes disponer a distancia de como arreglar tu cuarto y anotar en tu agenda lo que harás mañana.
Una cosa solamente material o un animal no logran hacer eso.
Muestras así que en tu forma de ser, hay algo que escapa a lo material: tienes un aspecto no-material y, por allí, las leyes de lo unicamente material no te dominan. Ese no-material caracteriza al ser humano como "yo", realidad que te pedirá montar toda una biblioteca para explicar lo que es ese "yo". Todavía te quedarás corto. El "yo" es a la vez material y no-material.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License